Ethical Consumerism

Printer-friendly versionPrinter-friendly version

Consumismo Ético

Los consumidores norteamericanos tienen una larga historia de actuar a favor de los derechos de los trabajadores que producen los bienes que ellos usan y consumen. Desde los esfuerzos a finales del siglo XX para desarrollar una etiqueta de sindicatos para los consumidores, al movimiento estudiantil organizado contra las fábricas de explotación de los 90, los movimientos sociales en los EE.UU. han ubicado la base crítica para avanzar el consumismo ético en el siglo XXI.

Flores certificadas:

La campaña de Justicia en las Flores colabora con compañeros de ONGs y sindicatos en los países andinos así como en Europa y África, y trabaja para educar a consumidores de EE.UU. y promueve enfoques voluntarios y legales para mejoras en esta industria.

En 1998, la Campaña de Flor (una coalición de ONG Europeas) y la Unión Internacional de Trabajadores de Alimentos y Productos Agrícolas propuso un Código Internacional de Conducta (CIC) para la Producción de Flores de Corte. el CIC ha sido utilizado como la base de algunos programas de certificación, incluyendo Flores Justas Plantas Justas (FPJ) y el Programa de Etiqueta de Flor (PEF). El ILRF ha estado participando en las reuniones del Comité de Revisión de PEF desde el 2005. Por ahora, el FEF y FPJ certificaron flores que solo están disponibles en el mercado europeo. En Estados Unidos, las flores certificadas sólo han sido disponibles hasta recientemente.

El ILRF ha estado envuelto en un diálogo con Sistemas Científicos de Certificación desde el 2005 para ayudar a asegurar que los estándares del trabajo en el nuevo programa de certificación de corte de flor hechos por Veriflora sean tan fuertes como sea posible. Las flores de comercio justas de TransFair EE.UU. pueden también estar pronto en los estantes. Estimulamos a los consumidores a comprar flores certificadas por estos programas, para ayudar a proporcionar un estímulo para que más empleadores proporcionen condiciones de trabajo más seguras y más justas en los países que las producen